John Locke

Textos y fragmentos

Ensayo sobre el entendimiento humano

Libro II, Capítulo 12. De las ideas complejas

§ 1. Construidas por la mente de ideas simples. Hasta aquí hemos considerado aquellas ideas en cuya recepción la mente sólo permanece pasiva: son las ideas simples, que recibimos de la sensación y la reflexión como mencionamos anteriormente, de donde la mente no puede crear ni una por sí misma, ni tampoco tener ninguna que no esté formada totalmente por ellas. No obstante, aunque la mente reciba de manera totalmente pasiva todas sus ideas simples, ejerce varios actos por sí misma, mediante los cuales, a partir de estas ideas simples, y tomándolas como materiales y fundamentos del resto, se forman las otras. Los actos de la mente, por los que ésta ejerce su poder sobre las ideas simples, son principalmente estos tres:

1. Combinar varias ideas simples en una compuesta; así se forman todas ideas complejas.
2. El segundo es juntar dos ideas, ya sean simples o complejas, poniéndola una junto a la otra, para poder verlas al tiempo sin haberlas fundido en una; así logra todas sus ideas de relaciones.
3. El tercero es separarlas de todas las otras ideas que las acompañan en su existencia real, a lo que se le llama abstracción; así es cómo se construyen las ideas generales.

Esto demuestra que el poder del ser humano y sus formas de operar son básicamente las mismas en el mundo material y en el intelectual: no teniendo los seres humanos el poder de crear o destruir los materiales de ambos mundos, todo lo que pueden hacer es unirlos, ponerlos unos junto a otros o bien separarlos totalmente.

Empezaré aquí considerando el primer caso relativo a las ideas complejas, y trataré los otros dos en su momento. Al igual que se observa que las ideas simples pueden existir unidas en diferentes combinaciones, la mente tiene el poder de considerar varias de éstas unidas en una idea, y no sólo tal y como aparecen unidas en objetos externos, sino también tal y como la mente las una. A las ideas que así se componen de varias ideas simples que han sido juntadas las llamo complejas; tal es el caso de la belleza, la gratitud, un ser humano, un ejército, el universo, éstas, aunque formadas por varias ideas simples, o siendo ideas complejas formadas por las simples, pueden ser, cuando le plazca a la mente, consideradas cada una en sí mismas como un algo completo, y significadas con un nombre.

§ 2. Construidas voluntariamente. Por esta facultad de repetir y unir ideas, la mente tiene gran poder para variar y multiplicar los objetos de sus pensamientos, infinitamente más allá de lo que recibió de la sensación o la reflexión; aunque todo aún confinado a esas ideas simples que recibió de esas dos fuentes, y que son los materiales últimos de todas sus composiciones. Pues las ideas simples proceden todas de las propias cosas, y de éstas la mente no puede tener más ni otras que no sean las que le son sugeridas. No puede tener ninguna otra idea de las cualidades sensibles que las que le vengan del exterior a través de los sentidos; ni ninguna idea de otro tipo de operaciones de una sustancia pensante que las que encuentre en sí misma. No obstante, cuando dispone ya de estas ideas, la mente no queda confinada a la mera observación, y a lo que recibe del exterior, puede, por su propio poder, juntar esas ideas que tiene para construir nuevas ideas complejas que nunca recibió en ese estado de unión.

§ 3. Las ideas complejas son ideas de modos, de sustancias o de relaciones. Las IDEAS COMPLEJAS, al margen de cómo se compongan y descompongan, aunque su número sea finito y su variedad infinita y llenen y entretengan los pensamientos de los seres humanos, pueden ser todas, pienso, agrupadas bajo estos tres encabezamientos:

1) MODOS.
2) SUSTANCIAS.
3) RELACIONES.

§ 4. Ideas de los modos. En primer lugar, llamo "modos" a las ideas complejas que, al margen de cómo estén compuestas, no contienen en sí mismas la suposición de subsistir por sí mismas, sino que son consideradas como dependientes de o afecciones de las sustancias. Tal es el caso de ideas significadas por las palabras triángulo, gratitud, asesinato, y demás. Y si en esto empleo la palabra "modo" en un sentido algo distinto al normal, me disculpo: es inevitable que los discursos que difieren de las nociones recibidas ordinariamente o bien inventen palabras o bien empleen las existentes con una suerte de nuevo significado; la última, para nuestro caso, es la opción más tolerable.

§ 5. Los modos simple y mixto de las ideas simples. De estos modos, existen dos tipos que merecen una consideración distinta:

— En primer lugar, existen unos que son sólo variaciones o combinaciones diferentes de la misma idea simple, sin la mezcla de ninguna otra, como 'docena' o 'veintena', que no son más que las ideas de tantas unidades distintas sumadas las unas a las otras. A éstos los llamo "modos simples" pues están contenidos dentro de los límites de una idea simple.

— En segundo lugar, existen otros compuestos de ideas simples de varios tipos, juntadas para hacer una idea compleja, como 'belleza', que consiste en cierta composición de color y figura que causa deleite a quien la contempla, 'robo', que es el cambio secreto de la posesión de algo producido sin el consentimiento de su propietario, y que contienen, como se ve, una combinación de varias ideas de varios tipos. A éstos los llamo "modos mixtos".

§ 6. Las ideas de sustancias, simples o colectivas. En segundo lugar, las ideas de sustancias son las combinaciones de ideas simples que se entiende que representan cosas particulares distintas que subsisten por sí mismas; la supuesta y confusa idea de sustancia, tal y como es, es siempre la primera y principal. Así, si a la sustancia se le añade la idea simple de un cierto color blanquecino, con ciertos grados de peso, dureza, ductilidad y fusibilidad, tenemos la idea de plomo; y si a la sustancia se le añade una combinación de las ideas de un cierto tipo de figura, con la capacidad de movimiento, pensamiento y razonamiento, tenemos la idea ordinaria de un ser humano. Sobre las sustancias existen también dos tipos de ideas: una de sustancias simples, que existen separadamente, como 'hombre' o 'cordero'; la otra de varias de ésas juntas, como 'ejército de hombres', o 'rebaño de ovejas'; las ideas colectivas de varias sustancias así reunidas son cada una una idea simple, tanto como la de un hombre o una unidad.

§ 7. Las ideas de relación. En tercer lugar, el ultimo tipo de ideas complejas es el que llamamos de relación, que consiste en la consideración y en la comparación de una idea con otra. Trataremos estos varios tipos en su momento.

§ 8. Las ideas más abstrusas que podemos tener proceden todas de dos fuentes. Rastrear el progreso de nuestra mente observando con atención cómo ésta repite, suma y une sus ideas simples recibidas de la sensación o la reflexión nos puede llevar más lejos de lo que cabría imaginar en un principio. Y, si observamos cuidadosamente los originales de nuestras nociones, encontraremos, pienso, que incluso las ideas más abstrusas, por alejadas que nos parezcan de los sentidos o de cualquiera de las operaciones de nuestra mente, son con todo tan sólo lo que el entendimiento forma en sí mismo mediante la repetición y la unión de ideas que tenía procedentes de los objetos de los sentidos o bien de sus propias operaciones sobre éstos; por lo que incluso esas ideas grandes y abstractas derivan de la sensación o de la reflexión, y no son otra cosa que lo que la mente, a través del uso ordinario de sus propias facultades, ocupada en las ideas recibidas de objetos de los sentidos o desde las operaciones que observa en sí misma sobre éstos, puede y consigue alcanzar.

— Intentaré demostrarlo respecto a las ideas que tenemos del espacio, el tiempo, lo infinito y unas cuantas más que parecen muy alejadas de esos originales.

J. Locke, Ensayo sobre el entendimiento humano. Según la versión de Michelle, para webdianoia.com, junio de 2008